lunes, 13 de mayo de 2013

CROQUETAS DE ROQUEFORT CON CEBOLLA CARAMELIZADA

Ingredientes:
Para la cebolla caramelizada: 1 Cebolla, 100 gr. de azúcar, aceite de oliva y vinagre.

Para las croquetas: 75 gr. de queso roquefort, 100 gr. de harina, 500 ml. de leche, pan rallado, 1 huevo, aceite de oliva, y sal al gusto.

Receta:
Primero hacemos la cebolla caramelizada: pelamos ésta y la cortamos en tiras. Con un poco de aceite de oliva a fuego lento vamos friendo la cebolla. Vamos removiendo de vez en cuando. Cuando esté bien pochada, agregamos el azúcar y removemos. Cuando el azúcar se haya disuelto vertemos un chorro de vinagre. Reservamos.
Ahora hacemos las croquetas. En un cazo ponemos a hervir la leche. Cuando hierva, añadimos el roquefort partido en trozos. Hacemos una salsa bechamel deshaciendo la mantequilla en una sartén y añadiendo la harina. Salamos un poco y le sumamos la mezcla del queso con la leche. Removemos hasta que quede una masa homogénea.

Reservamos en la nevera una hora. Sacamos y hacemos las bolas de las croquetas. Las pasamos por huevo y luego por pan rallado. Las freímos en abundante aceite de oliva y ¡listas!
Servimos las croquetas sobre la cebolla caramelizada.
Para una presentación más original, coloca cada croqueta en un recipiente. Tendrás unos canapés bien buenos.
 
 

PASTEL DE CROISSANT, JAMON Y QUESO

Vamos a preparar un pastel con cruasanes o croissants, bien fácil y muy rápido.
 
Ingredientes:
8 ó 10 cruasanes o croissants
8 ó 10 lonchas de jamón york
y otras tantas de queso de sandwich
 
Receta:
Dividimos los cruasanes horizontalmente y vamos colocando las partes de abajo en un molde para tartas, intentando que no queden espacios entre ellos, sobre los mismos colocamos jamón de york y queso y encima, otra capa de croasanes, sebre estos otra capa de jamón y queso y finalmente otra capa de croasanes.
Lo metemos en el horno para que se derrita el queso y queden un poco tostados, unos 10 ó 15 minutos.
 

 

HUEVOS ROTOS CON JAMÓN

Que levante la mano al que no le gusten los huevos con patatas y jamón. Creo que no debe haber nadie en nuestro país y fuera de él al que no se le haga la boca agua con un buen plato de huevos rotos con jamón. Un plato que es tan sencillo de hacer como exquisito al paladar. Esto sí que es un manjar de Dioses a la mano de todos los mortales.
Vamos a ello.

Ingredientes:
Unas 4 patatas medianas
4 Huevos gordos
Unas lonchas de jamón
Aceite de oliva y sal

Receta:
Pelamos y lavamos las patatas, las cortamos como para tortilla y salamos un poco. Las dejamos en el aceite bien caliente hasta que estén blandas.
Cuando las hayamos sacado y en el mismo aceite, freímos los huevos y conforme los vamos sacando de la sartén, los vamos colocando sobre las patatas que habremos dispuesto en una fuente o plato.
Sobre lo anterior colocamos las lonchas de jamón. Podemos ponerlas tal cual o bien pasadas un poco sobre la plancha, a mí me gusta más de la segunda forma.
Justo antes de comer, deshacemos los huevos junto a las patatas , nos hacemos con una buena pieza de pan y nos disponemos a disfrutar de este delicioso plato.


CARPACCIO DE TERNERA CON QUESO PARMESANO

  No a todo el mundo le gusta el Carpaccio, eso de comer carne cruda no es bien aceptado por mucha gente, pero a mí en particular, me encanta.
Parece ser que el Carpaccio tiene su origen en Venecia a mediados del siglo pasado como prescripción médica de una clienta, en un bar llamado Harry´s y su nombre proviene del pintor Vittore Carpaccio, en cuyas obras eran característicos los colores rojo y amarillo.
Hay muchas formas de prepararlo, pero la receta de hoy es la más común y a la vez muy fácil de hacer.
Ingredientes:
1/2 kg. de carne de ternera
50 grs. de queso parmesano en finas láminas
Rúcula
1/2 limón
Aceite de oliva
Receta:
La ternera podemos comprarla ya preparada para Carpaccio o bien enrrollarla en papel film transparente como si fuera un caramelo y congelarla unos 40 minutos. De esta forma, podremos cortarla adecuadamente en lonchas muy finas, que colocaremos directamente en el plato. Podemos darles unos golpes con la parte plana del cuchillo para dejarla más fina.
Una vez colocada en el plato rociamos con el aceite y colocamos el queso parmesano y la rúcula por encima. Exprimimos unas gotas de limón por toda la carne y listo para comer.