domingo, 10 de marzo de 2013

PISTO MANCHEGO CON HUEVO


No sé si será por mi ascendencia manchega o por mi buen comer, pero lo cierto es que solo de pensar en un buen pisto manchego, comido son su ración generosa de pan candeal y un buen huevo frito, hace que se me pongan en marcha mis glándulas salibares. Lo recuerdo como comida habitual cuando era pequeño, mi madre lo hacía especialmente bien.
No sé si es el auténtico pisto manchego el que yo preparo o que nos preparaba mi madre cuando éramos pequeños, pero lo que sé es que está exquisito, y entiendo que, cuando antiguamente lo prepararan los campesinos manchegos en el campo, añadirían las verduras que tuvieran en ese momento, sin pensar si era o no el auténtico.
Vamos a ello. En relación a los ingredientes pensad que podéis modificarlos en función de lo que vosotros estiméis. Yo os pongo los que he utilizado
 
Ingredientes:
 
4 Tomates maduros
1 Berenjena grande ó 2 pequeños
1 Calabacín ó 2 pequeños
1 Cebolla
2 Dientes de ajo
1 Pimiento rojo
1 Pimiento verde
4 Huevos
Aceite y sal
 
Receta:
 
Picamos muy fina la cebolla y los ajos, y ponemos a pochar con un poco de sal para que suelten mejor el agua. Troceamos los pimientos y los añadimos. Dejamos 5 minutos y añadimos el calabacín y la berenjena cortados a cuadraditos. Cuando estén blandos añadimos los tomates muy picados y quitados la piel. Para ello podemos escaldarlos en agua hirviendo durante un minuto. Rectificamos de sal y echamos dos cucharaditas de azucar para reducir la acidez del tomate.
En 10 minutos ya lo tendremos listo.
Emplatamos y colocamos en cada plato uno de los huevos, fritos en el momento.


 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario