viernes, 22 de marzo de 2013

TORRIJAS DE SEMANA SANTA

Cómo no hacer torrijas en estas fechas. Una Semana Santa sin torrijas, arroz con leche o potaje de vigilia, no sería lo mismo. Las que vamos a preparar son las de siempre, con leche, azúcar y canela, pero se pueden preparar de muchas maneras.
Vamos a ello.
Necesitaremos los siguientes ingredientes:

Para hacer las torrijas:

1 litro de leche
1 Barra de pan especial para torrijas
La cáscara de un limón
Una rama de canela
7 u 8 Cucharadas de azúcar
4 Huevos más o menos para rebozarlas
Aceite de oliva

Para después de fritas:

2 Cucharaditas de canela en polvo
8 Cucharadas de azúcar

Para el almíbar

1 litro de leche
8 cucharadas de azúcar

Es muy fácil.
Echamos en un cazo u olla la leche, con la rama de canela, la cáscara del limón y las 7 u 8 cucharadas de azúcar. Dejamos que hierva unos 8 ó 10 minutos y dejamos enfriar un poco.
Cortamos el pan en rebanadas de algo más de un centímetro y reservamos.
Preparamos una sartén con abundante aceite y la ponemos a calentar.
Batimos los huevos en un plato hondo.
Y ahora que lo tenemos todo preparado empezamos a prepararlas.
Mojamos las rebanadas de pan en la leche templada, hasta que todo el pan esté empapado. Si no las mojamos bien se quedarán secas por dentro y no estarán buenas.
Cuando estén bien empapadas las pasamos por el huevo batido y las echamos a la sartén con el aceite caliente. Dejamos que se doren y las sacamos a un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Hacemos así con todo el pan.
Mientras tanto preparamos en un plato la mezcla de azúcar y canela en polvo, lo mezclamos bien hasta que se quede de un color marrón claro.
Ponemos ahora las torrijas sobre esta mezcla hasta que queden bien rebozadas y las vamos poniendo en una fuente.
Ahora preparamos el almíbar. Echamos las 8 cucharadas de azúcar en una olla y dejamos que caramelice, hasta que su color sea marrón oscuro, en ese momento vamos añadiendo el litro de leche poco a poco. Movemos con una cuchara de madera hasta que el azúcar caramelizado esté bien disuelto en la leche, y añadimos a la fuente de las torrijas.
Esto lo que hace es que nos resulten más jugosas.
Debemos guardar en la nevera, no se os olvide, y que aproveche.


 

domingo, 10 de marzo de 2013

PISTO MANCHEGO CON HUEVO


No sé si será por mi ascendencia manchega o por mi buen comer, pero lo cierto es que solo de pensar en un buen pisto manchego, comido son su ración generosa de pan candeal y un buen huevo frito, hace que se me pongan en marcha mis glándulas salibares. Lo recuerdo como comida habitual cuando era pequeño, mi madre lo hacía especialmente bien.
No sé si es el auténtico pisto manchego el que yo preparo o que nos preparaba mi madre cuando éramos pequeños, pero lo que sé es que está exquisito, y entiendo que, cuando antiguamente lo prepararan los campesinos manchegos en el campo, añadirían las verduras que tuvieran en ese momento, sin pensar si era o no el auténtico.
Vamos a ello. En relación a los ingredientes pensad que podéis modificarlos en función de lo que vosotros estiméis. Yo os pongo los que he utilizado
 
Ingredientes:
 
4 Tomates maduros
1 Berenjena grande ó 2 pequeños
1 Calabacín ó 2 pequeños
1 Cebolla
2 Dientes de ajo
1 Pimiento rojo
1 Pimiento verde
4 Huevos
Aceite y sal
 
Receta:
 
Picamos muy fina la cebolla y los ajos, y ponemos a pochar con un poco de sal para que suelten mejor el agua. Troceamos los pimientos y los añadimos. Dejamos 5 minutos y añadimos el calabacín y la berenjena cortados a cuadraditos. Cuando estén blandos añadimos los tomates muy picados y quitados la piel. Para ello podemos escaldarlos en agua hirviendo durante un minuto. Rectificamos de sal y echamos dos cucharaditas de azucar para reducir la acidez del tomate.
En 10 minutos ya lo tendremos listo.
Emplatamos y colocamos en cada plato uno de los huevos, fritos en el momento.


 

 
 

sábado, 2 de marzo de 2013

LENTEJAS CON BUÑUELOS DE ARROZ

Las lentejas, como todos ya sabéis, tienen una importante aportación de nutrientes. Aporta hidratos de carbono, sobre todo almidón, y proteínas vegetales en buena cantidad. Aunque todos hemos oído alguna vez su riqueza en hierro, hemos de saber, que nuestro tracto digestivo apenas lo absorbe. También contienen selenio que es un mineral antioxidante que protege a las células de nuestro organismo.
Pero dejémonos de historias y vayamos a nuestra receta. Hoy prepararemos unas lentejas acompañadas de unos buñuelitos de arroz. Habitualmente cocemos el arroz y lo mezclamos con las lentejas, pero les vamos a dar otro toque distinto, ya veréis. 

Ingredientes:

1/2 kilo de lentejas Pardinas Extra
1 Cebolla
3 Zanahorias
1 Pimiento rojo y 1 verde
2 dientes de ajo
1 Buen trozo de jamón serrano o un hueso de jamón
1 hoja de laurel
1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
1 Chistorra o chorizo
Agua
Sal y perejil
1 Puñado de arroz
1 huevo

Receta:

Pelamos la cebolla y un ajo, limpiamos el resto de verduras, cortamos en trozos muy pequeños y pochamos en la olla donde vayamos a cocinar las lentejas, con un poco de aceite, durante unos 10 minutos. Echad un poco de sal para que suelten mejor el agua.
Mientras se pochan las verduras podemos cortar la chistorra en trozos no muy grandes y pasarlos por una sartén para que suelten la grasa, antes de añadirla al guiso.
Añadimos las lentejas escurridas a las verduras. En el caso de la lenteja Pardina no hace falta tenerla una noche en agua, aunque yo las meto un rato antes de empezar a cocinar. Le damos unas vueltas. Añadimos la cucharadita de pimentón y movemos otro poco. Ponemos sal y la hoja de laurel. Cuidado, no os paséis con la sal que el jamón ya aporta buena porción de esta. Y añadimos la chistorra escurrida de grasa y el hueso de jamón o bien una loncha de jamón de un centímetro de ancha.
En una olla rápida con 8 ó 10 minutos hay suficiente, si las hacéis de forma tradicional necesitaréis aproximadamente una hora de cocción.
Mientras se guisan las lentejas, ponemos en un cazo una cucharada de aceite, un ajo picado, el arroz y un poco de sal, con agua. Dejamos cocer hasta que esté blando.
Batimos en un bol el huevo, añadimos perejil, un poco de sal y el arroz cocido. Mezclamos.
En una sartén ponemos aceite y vamos haciendo, con la ayuda de dos cucharaditas, los buñuelitos de arroz, que doraremos en el aceite caliente.
Acompañaremos cada plato con tres o cuatro buñuelos de arroz, esto le dará a las lentejas otra alegría.
Probadlo y ya veréis qué bien.